La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 67 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



Vistalegre II: mirando al país que podemos ganar

Opinión Actualidad

Luis Alegre. Podemos está obligado a enfrentar su segunda Asamblea Ciudadana mirando hacia fuera, pensando en el país: el momento histórico que viven España y Europa es de cambio histórico, y debemos dimensionar las condiciones en el que este se da.

El sistema que surgió -principalmente en Europa- tras la derrota del nazismo en la Segunda Guerra Mundial se está desmoronando. Los sistemas de protección social que el Estado de bienestar fijó en las constituciones aprobadas a partir de 1945 están siendo desmantelados, por imposición de unas élites económicas que nunca aceptaron el pacto de buen grado.

 

Insistamos en los extraordinario

Lucha social

Alberto San Juan. Una de las primeras decisiones de la Asamblea de socios de la Cooperativa Cultural Teatro del Barrio, espacio que abrió sus puertas el 3 de diciembre de 2013, fue no dar cabida a actos de partidos políticos. Enseguida nos llamó Miguel Urbán para pedir el espacio para presentar un nuevo partido político. Vaya por dios. Tras debatir largamente la solicitud, se respondió que sí. Podemos se presentaría el 17 de enero de 2014 porque no iba a ser un partido como los demás. Era algo distinto, nuevo. Era la voluntad de descubrir cómo organizarse políticamente en el siglo XXI para luchar por una democracia plena.

 

España Ingobernable

Albuñol

Alberto San Juan y Fernando Egozcue alzan la voz con textos y canciones indignados e indignantes en relación a lo que vivimos actualmente en nuestro país. En el espectáculo estarán presentes voces de políticos, periodistas, desahuciados, excluidos, millonarios, indefensos...

Siempre ha habido una España ingobernable. Incluso cuando no había España. Siempre ha habido un impulso, una potencia, algún gesto colectivo en contra del mal gobierno. Rebelde incluso contra aquel Gobierno que, siendo bueno, se impone. Es larga la tradición democrática española. La lucha por el Gobierno de todos.

 

Esperando a Susana

Andalucía

Iosu Perales. Trabajan de sol a sol hasta cargar 22.000 kilos de naranjas en un camión, duermen en almacenes por los que pagan 100 euros por persona al mes, son trasladados en autobuses a cualquier punto y cobran 25 euros por diez horas de trabajo diario, cuando el convenio establece un mínimo de 42,63 euros por una jornada de seis horas y media. No, no les hablo de Albania, o de Marruecos, o de cualquier país donde todavía existe la esclavitud, les hablo de Andalucía. Les hablo de una región que lleva gobernada casi cuarenta años por el Partido Socialista y que tiene como presidenta a Susana Díaz. Les hablo de la región con más paro de Europa según los informes de Eurostat, con un 36% que alcanza el 66% en paro juvenil.

 

Los republicanos eran "los buenos" y los franquistas "los malos"

III República

Carlos Hernández. La noche de Reyes murió un hombre bueno. José Alcubierre pasó cuatro años y medio en el campo de concentración nazi de Mauthausen, donde vio cómo su padre, Miguel, era asesinado. Nunca fue reconocido como un héroe por el país que le vio nacer. Ni él ni los miles de compatriotas que, por defender la libertad, acabaron en el peor de los infiernos creado por el ser humano. José murió como todos ellos: olvidado e ignorado por su Gobierno, por sus políticos, por su país. José era español.

Mientras el niño prisionero de Mauthausen fallecía en el exilio francés, en esta España de Indas y Marhuendas conocíamos el contenido de dos discursos reveladores.

 

De 'Spiriman' a Jesús Candel

Andalucía

Álvaro López. Dicen quienes se dedican a escribir guiones que en su ejercicio agradecen poder trabajar con más libertad para desarrollar a los personajes. No es lo mismo, aseguran, escribir una historia pensando en una película cuyo arco argumental es más limitado, que hacerlo pensando en una serie que permite aportar matices a la narración para enriquecerla. Lo que está pasando en Granada con la sanidad pública haría las delicias del escritor más inquieto de un relato audiovisual porque se parece más a lo segundo que a lo primero.

 

Triunfo de Trump: el "momento Polanyi"

Izquierda

Manolo Monereo. De nuevo se han vuelto a equivocar. Esta vez masiva y sistemáticamente. Es una muestra más de la incapacidad de liberales y social-liberales para entender lo que está pasando. Aquí se juntan todos una vez más. Es la acusación enésima de populismo, de extrema derecha y de sedicentes llamamientos a la unidad de todos frente a un rechazo social que crece y se multiplica. En momentos como este, nada hay peor que un progresismo bien pensante incapaz de conectar globalización capitalista con políticas neoliberales y pérdida de poder y condiciones de vida de las mayorías sociales.

 

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...