El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 34 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



Quiénes somos

En la Alpujarra granadina, una comarca históricamente olvidada por las Administraciones Públicas, un grupo de hombres y mujeres comprometidos con los ideales de justicia, libertad e igualdad, hemos querido unir nuestras fuerzas y alzar nuestras voces en contra del modo en que la actual Constitución impone a los españoles una Monarquía heredera de la dictadura franquista, al tiempo que nos negamos a aceptar que se hurte a la ciudadanía la posibilidad de elegir libremente la forma de Estado. Así, con estos principios inspiradores de nuestras actuaciones, nos hemos constituido en Asociación de interés general con el nombre de Ateneo Cultural Republicano de la Alpujarra.

En la España de hoy, el régimen republicano sería el mejor marco para la defensa de los derechos y libertades democráticas, instrumento imprescindible para asegurar el autogobierno de los diversos pueblos que componen nuestro Estado y un medio para superar los límites que la economía capitalista impone al desarrollo efectivo de los derechos sociales.

Nos sumamos con decidida determinación a todas las iniciativas que en el territorio del Estado español, defienden los valores de  una República de los trabajadores y las trabajadoras, de la Paz, y participamos de la idea de que es preciso impulsar un amplio movimiento cívico que sea el germen para la consecución de la Tercera República Española, inciciando un proceso constituyente que esté asentado en los siguientes pilares:

1º.- En primer lugar, tendrá que vertebrarse a partir del reconocimiento de los derechos humanos: civiles, políticos, sociales y medioambientales, para de este modo poder avanzar hacia una sociedad de pleno empleo, con reparto del tiempo de trabajo, con desarrollo sostenible, con protección social plena y fiscalidad progresiva.

2º.- Planteamos, en el marco del modelo de estado republicano, una democracia radical y participativa, que llegue a ámbitos hoy vedados por la economía y la cultura, así como profundizar también en la democracia política.

3º.- Apostamos por un modelo inspirado en los valores del humanismo laico, que se asienta en el principio de la libertad absoluta de conciencia. Hay que derogar el inadmisible concordato suscrito con el Vaticano hace más de tres décadas, y liberar a la escuela pública del adoctrinamiento de la religión católica.

4º Poner en práctica el valor de la austeridad, entendido como la racionalidad y la sintonía entre las necesidades sociales y las aportaciones presupuestarias y de infraestructuras necesarias.

5º.- Impulsar el valor ético y político que supone la defensa de una auténtica política de Paz, plasmando claramente en el nuevo Texto constitucional la declaración de que España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional.

6º.- Como superación de la situación política actual fruto del actual modelo de la "España de las Autonomías", se hace preciso la construcción de un estado federal republicano.  Está pretensión legítima de construcción de la Tercera República Española, sería bueno que se hiciese en el marco de una Europa Federal a partir del impulso, claro está, de un auténtico proceso constituyente europeo.

Son cada vez más las voces que se unen exigiendo una Reforma de la Constitución en cuanto a la Jefatura de Estado, pues ello sería un hecho saludable para nuestra democracia. Las constituciones deben evolucionar para amparar a todos los ciudadanos y ciudadanas, contemplando las distintas y nuevas coyunturas, máxime cuando han pasado ya más de treinta años y más de la mitad de la población española no tuvo opción a votarla.

Construir la Tercera República Española nos debe unir a todos los españoles en la tarea ilusionante de vertebrar una sociedad más justa y solidaria, que supere las limitaciones que impone la globalización económica neoliberal.

La Tercera República Española, que nadie se engañe, no vendrá sola. Es preciso el esfuerzo generoso de todos y todas. Traigámosla con urgencia. Sería un buen legado para nuestras generaciones futuras.

 

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...