El saber es el único espacio de libertad del ser. Michel Foucault

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 51 invitados conectado(s)

música

¿Presumes de buen gusto musical? Por favor, vete a la mierda

Víctor Lenore. Un ensayo no debe medirse solo por sus ventas, sino también por la potencia de los debates que genera. En ese sentido, ‘Música de mierda’ (Carl Wilson), publicado en 2016, ha sido un éxito arrollador, por su defensa de una mirada antielitista hacia los sonidos que nos causan rechazo (en este caso, las melosas baladas sentimentales de la superventas global Céline Dion). ¿Por qué es importante ser empático al valorar la música de los demás? Porque, como demostró el sociólogo Pierre Bourdieu, los gustos culturales no son inocentes, sino que muchas veces esconden inercias clasistas. Todo el mundo tiene derecho a que no le guste Dion, empezando por el propio Wilson, incapaz de conectar completamente con su objeto de estudio.

Sin embargo, el experimento de intentar acercarse a la artista y a sus seguidores le sirvió para darse cuenta de que las premisas estéticas que él manejaba escondían una mezcla de machismo, clasismo y pavor ante los sentimientos expresados abiertamente, sin la distancia de seguridad que ofrece la ironía hípster. Ese miedo, seguramente, tiene que ver con descubrirse como un ser dependiente y vulnerable. El debate daba para más, por eso es un acierto la publicación de ‘Mierda de música’ (Blackie Books), donde filósofos, sociólogos y escritores definen sus posiciones en esta batalla que funde pop y política.

La democracia como escándalo

El más entusiasta, sin duda, es el sociólogo César Rendueles. El párrafo final de su texto no deja lugar a dudas. “Hay un pasaje de la ‘República’ donde Platón, un convencido antidemócrata, se ríe de los ‘herreros bajos y calvos’ que pretenden meterse en política. No solo es una tesis moralmente repugnante, sino que demuestra una profunda ignorancia de los principios de la democracia’, denuncia.

Leer más...



¿Qué hace IU en este entierro?

Izquierda

José Luis Martín Puga. Con la que está cayendo en los últimos tiempos, es cada ves más insostenible la presencia de IU en el gobierno andaluz, enrocándose y obstinándose en salvaguardar un Pacto vergonzante, que perjudica incuestionablemente el trabajo generoso de muchos hombres y mujeres de sus bases militantes (entre los que me encuentro), pues con él no damos credibilidad ninguna al discurso que torpemente queremos hacer llegar a la sociedad, tratando de mostrarnos como una fuerza política impulsora de una necesaria y urgente regeneración política y democrática. Con esas mimbres no somos creíbles. Poquitos cestos políticos vamos a hacer.

Si nos reclamamos como una izquierda transformadora, entonces porque solo acertamos a autocomplacernos con un reformismo vergonzante. Somos mal que nos pese, gestores de sus miserias, y solo servimos para apuntalar evitando su desmoronamiento, a un partido que se olvidó de la reforma agraria, que sólo da limosna al jornalero y nombra hija predilecta a la Duquesa de Alba, a la que felizmente su ilegítimo e indecente patrimonio ya le vale de bien poco. La muerte, al fin y al cabo, es lo más democrático que conocemos.

El gobierno andaluz que sustentamos, negándonos sin sonrojarnos lo más mínimo,  a comisiones de investigación (algo que no casa muy bien con el ADN de la izquierda), es sin lugar a dudas, un esperpento político con unos corruptos impresentables que habría que echar a patadas de la Junta de Andalucía. Su desfachatez y arrogancia no merece otra reacción por parte de la ciudadanía. Para el andaluz de a pie, estamos haciendo bueno el refrán, "Dime con quien andas, y te diré quien eres". Pareciera que los fastos y oropeles de los despachos, nos impidieran ver la cruda realidad de nuestras calles, nuestros barrios, nuestras escuelas, nuestros centros de salud, nuestro campos, etc... Menos pasearse con corbatas, y más sudor en el tajo con el traje de faena.

Con tanto despropósito en este indefendible Pacto, le hemos hecho un flaco favor a nuestro honesto y honrado Cayo Lara en su impecable labor como coordinador federal, con su generoso gesto final que le honra como pocos, de haber sabido dar un paso atrás para que otros compañeros más jóvenes, que vienen empujando con renovadas ganas y descaro, tomen las riendas de nuestro ilusionante proyecto de convergencia política y social. Con el lastre del Pacto con el PSOE, muy pocas organizaciones de izquierda van a tomarse en serio nuestras propuestas.

Y lo que es peor aún y de una gravedad imperdonable, en la referida e ilusionante etapa que estamos abriendo con tanto esfuerzo colectivo, le ponemos muy difícil la ingente tarea que está desarrollando hacia un proceso constituyente, a nuestro incombustible Alberto Garzón, cuando tiene que explicar un día sí y el otro también, la contradicción que supone querer cargarse al bipartidismo que sostiene el régimen del 78, y estar gobernando por otro lado, con un partido pieza fundamental y obscena de ese puntal anacrónico y pernicioso, que sigue teniendo en sus filas bajo sospecha e investigación en el Tribunal Supremo, nada más y nada menos, que a dos ex-presidentes de la Junta de Andalucia. ¡Qué se nos habrá perdido a nosotros en este entierro del putrefacto y maloliente régimen del 78!.

Sensatez, cordura y más audacia política, con una mayor altura de miras, es lo que deberían tener los dirigentes de IU en Andalucía. A la izquierda históricamente solo le vale la fuerza del ejemplo, (Ánguita, su mejor referente), y el ejemplo que se da en  Andalucía no es muy edificante para construir otro modelo de sociedad posible. Ya lo dice otro refrán, "No basta con ser honrado, también hay que parecerlo", como la mujer del César.

La autocomplacencia de algunos de nuestros dirigentes andaluces, unida a su habilidad para mirar hacia otro lado en asuntos escabrosos que golpean la línea de flotación del PSOE, está haciendo un daño irreparable a nuestra organización política, cuyo patrimonio más valioso son sus hombres y mujeres de base, que empiezan a sentirse hartos con esta forma de hacer política en las Instituciones.

Alguna que otra dimisión por manifiesta incapacidad para sacar adelante un vergonzante Pacto de Gobierno, con 30 leyes y 256 medidas incumplidas en su mayoría (para el PSOE su firma solo suponía un brindis al sol), vendría muy bien para salvaguardar nuestra imagen de izquierda transformadora, que siempre por principios ideológicos irrenunciables, ha de estar del lado de los más débiles y desfavorecidos, que no de los corruptos y manipuladores acostumbrados a medrar en lo público durante más de 30 años.

Más ejercicio de humildad, y menos aferrarse a un sillón lleno de ácaros e inmundicia inconfesable, supondría una salida digna y airosa a una situación cada vez más insostenible para IULV-CA, que se merece otros dirigentes que sepan leer e interpretar mejor los acontecimientos históricos que están acaeciendo en las entrañas de nuestra sociedad. Si no estamos a la altura de las circunstancias, encabezando las históricas reivindicaciones del ninguneado pueblo andaluz, otros harán esta tarea por nosotros pasándonos por encima como un vendaval político.

Tiempo al tiempo, compañeros.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

artículos relacionados

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La Guerra Civil que Pérez-Reverte no te contó

Alejandro Torrús. El cómic "¿Qué fue la Guerra Civil?", de Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas ofrece un relato de vencedores y vencidos que supone una replica al que publicó el escritor murciano el año pasado, que califican de equidistante

Cuentan Silvia Casado Arenas y Carlos Fernández Liria que el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara) es una obra que dice cosas "muy ciertas", pero que peca de "equidistante". Critican que el cómic venga a decir únicamente algo así como que la guerra española fue un enfrentamiento entre dos bandos rivales que provocó un enorme sufrimiento. Y así fue. No cabe duda. Pero la Guerra Civil ─dicen Casado Arenas y Fernández Liria─ fue otras muchas cosas también "muy ciertas" que se omiten en el relato de Pérez-Reverte. Este es el motivo por el que se han lanzado a publicar ¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes (Akal).

"Intentamos sacar a la luz algunos aspectos de la guerra que también son ciertos y deben ser tomados en cuenta. Será el lector, por joven que sea, quien tendrá que preocuparse de interpretar qué es, entonces, lo que realmente sucedió", explican los autores en el prólogo de la obra, ilustrada por David Ouro.

Leer más...