La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo. Emma Goldman

  • Facebook: pages/Ateneo-Republicano-de-la-Alpujarra/170224643024430
  • Twitter: AlpujarraRepubl
  • YouTube: user/AlpujarraRepublicana?feature=mhum
Tenemos 55 invitados conectado(s)

música

Entrevista. Juan Perro: "Cuando las banderas se agitan sobre las cabezas, el pensamiento se esfuma de inmediato"

Enrique Mariño. El maestro Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se hace llamar aprendiz. Erudito de la música, iba para profesor de filosofía cuando la movida se le cruzó delante: Radio Futura. Luego importó el son cubano y paseó por aquí a Compay Segundo —aún faltaba para el Buena Vista Social Club de Ry Cooder—. Latino cuando lo moderno, tuvo que ponerse la careta de Juan Perro para emprender una larga travesía por Cuba, México o Nueva Orleans. Con El viaje (La Huella Sonora) ha vuelto a casa: un disco en el que ha vaciado su mochila, donde cabe todo lo afro, y se hace acompañar sólo por su guitarra. Mañana lo presenta con su sexteto en el Teatro Rialto de Madrid.

Su trabajo tiene rasgos esquizoides, pues alterna la investigación teórica con la práctica sobre las tablas. Al tiempo, usa el ordenador para escribir sus tesis y libros, pero se resiste a prescindir del bolígrafo para anotar las letras de sus canciones.

Me obligo a hacer cierto tipo de reflexiones o búsquedas de versos en un cuaderno de viaje, que siempre llevo conmigo. Mantengo el ejercicio caligráfico como una operación que no pierda por completo la memoria de la infancia, porque hay datos que es importante preservar. Todas las tecnologías tienen un componente técnico y también estético: aportan algo concreto, y una no anula la otra. Sucede igual con la bicicleta y el automóvil.

¿Hay alguna diferencia a la hora de escribir las letras a mano?

Sí. En las letras de las canciones, voy todo el rato de la escritura manual a la electrónica. Cuando tengo que probar variantes de un verso, lo primero que hago es escribirlo veinte veces a mano. Tacho y escribo encima, hasta que la idea se sostiene y la paso al ordenador. En cambio, cuando escribo prosa, voy directamente al ordenador.

Leer más...



Siempre presente

Alpujarra

Nos ha dejado nuestro compañero y amigo Antonio Ferrero Fort, miembro fundador del Ateneo Republicano de La Alpujarra y colaborador de esta página.

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: Esos son los imprescindibles (Bertotl Brecht)

En paz

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Antonio Ferrero Fort

 

Palabras para un camarada:

El sábado 10 de Noviembre el compañero, camarada, amigo y maestro Antonio Ferrero Fort nos dio su última gran lección. Esa lección ha sido la de enfrentarse al final de su vida con una enorme valentía y dignidad. No se rindió nunca, toda su vida ha sido un ejemplo de lucha en nuestro común deseo de la construcción del Socialismo. Desde Santander, pasando por París, Guadix, Pinos del Valle, Albuñol, Válor y Ugíjar lucho con todas sus fuerzas, con su experiencia militante, con su visión pedagógica como maestro, con su enorme capacidad de trabajo...

Te echamos de menos, pero no dudes que ya enarbolamos esa bandera roja que tú portabas y no vamos a cejar en conseguir esa Revolución que tanto anhelabas.

Los/as comunistas de la Alpujarra
Tus amigos/as


Recordamos algunos de sus artículos:

ETA y la memoria (25/10/2011. Publicado en también en rebelion.org)

Europa, la gran traidora (12/03/2012)

IU Andalucía. ¿Qué hacer? (27/03/2012. Publicado también en rebelion.org)

Recomendamos leer (03/05/2012)

Sección libros

Las rapadas. El Franquismo contra la mujer (15/10/2012. Último articulo publicado)

 

Antonio Ferrero: Compañero del alma, compañero

Compañero del alma, compañero
Miguel Hernández

Hay noticias que uno jamás debería recibir. Hay noticias que uno jamás debería dar. Esas noticias son las que tienen que ver con la muerte de nuestros seres queridos, de nuestros familiares, de nuestros amigos. Hace unos días, recibí la terrible noticia de la muerte de una gran persona, de un gran hombre, y sobre todo, de un gran amigo: Antonio Ferrero Fort.

Antonio murió el pasado 10 de noviembre, víctima de un cáncer galopante, terrible y asesino. Un cáncer que no le ha dado tregua y le ha arrancado la vida con una rapidez fulgurante.

Antonio Ferrero era, como ya he escrito más arriba, un hombre extraordinario. Si estás leyendo estas palabras y tuviste la suerte de conocerlo, de tratarlo, de compartir su amistad, ya sabes que todo lo que yo pueda decir, no servirá para hacerle justicia. Antonio fue un militante convencido, coherente hasta el último aliento, un ser humano bondadoso, de una sensibilidad extraordinaria, al que le encantaba hablar de libros, de cine, de música. Antonio amaba las cosas sencillas, y era mucho más feliz contemplando una puesta de sol o un árbol magnífico que poseyendo riquezas. Durante gran parte de su vida militó en el PCE, por el lado político, y en USTEA, por el sindical. Era un hombre de unas profundas convicciones pacifistas, un comunista que amaba Andalucía y un andaluz comprometido con la lucha de todos y cada uno de los pueblos oprimidos del mundo: desde Cuba a Palestina, desde el pueblo Saharaui a Nicaragua. Antonio, qué duda cabe, fue un maestro dentro y fuera de las aulas.

Yo tuve la suerte de conocerlo, de compartir con él algunos buenos momentos de camaradería, algún vaso de vino, algunas buenas conversaciones sobre Miguel Hernández, al que veneraba; sobre flamenco, sobre música clásica. Me dio a leer algunos de los poemas que había escrito. Y yo le di los míos. Lo conocí en Válor, el pequeño pueblo alpujarreño donde vivía y donde había trabajado como maestro, una tarde otoñal de hace ya bastante tiempo. Mi primera impresión fue que estaba ante una persona de mucha valía y mi intuición no me falló. Durante estos últimos años, nos hemos ido viendo de manera esporádica, siempre en movidas reivindicativas, en manifestaciones antifascistas o en huelgas generales, Porque Antonio siempre estaba donde tenía que estar, porque su compromiso con los más desfavorecidos no le permitía actuar de otra manera. Porque Antonio no era de los que miraban para otro lado, sino de los que tomaban partido, como cantó el poeta Gabriel Celaya, partido hasta mancharse.

Escribió el filósofo francés Joseph Joubert: Hay que morir inspirando amor (si se puede). Comparto totalmente este pensamiento. Y sé positivamente que así ha muerto Antonio Ferrero, inspirando amor entre sus familiares, entre sus amigos, entre sus camaradas. Hoy, cuando escribo esto, mis sentimientos son ambivalentes: Por un lado, siento una profunda tristeza porque ha muerto un ser humano maravilloso; por otra parte, siento una felicidad extraordinaria porque ese hombre me honró con su amistad, porque tuve la suerte de compartir con él algunos momentos (muchos menos de los que yo hubiese querido) de alegría, de lucha, de vida.
Que todo el mundo se entere. Ha muerto Antonio Ferrero. Su recuerdo, su risa, su ejemplo sigue vivo entre nosotros. Hasta siempre, compañero.

Rafael Calero Palma
Salobreña, 21 de noviembre de 2012

 

Comentarios 

 
+1 #9 Jesús Aguayo Díaz 13-04-2013 21:20
En Cantabria, donde Antonio trabajó varios años, hemos recibido con estupor la noticia de su muerte. Los que fuimos tus compañeros de militancia sindical y política nunca te olvidaremos. Cuando celebremos el advenimiento de la Tercera República, unos de los brindis será para ti. Hasta siempre Antonio.
Citar
 
 
+1 #8 Andrés Viñolo 14-12-2012 00:46
Lo conocí lo suficiente como para echarlo de menos. Buen viaje, compañero
Citar
 
 
+4 #7 Rafa Calero 20-11-2012 16:42
Hay noticias que nos dejan helados, sin respiración, que nos marean y nos producen náuseas. Así me sentí yo hace unos días cuando José Luis Martín Puga me envió un correo dándome la peor noticia que me podía dar: la muerte de Antonio. Para mí siempre fue un ejemplo de coherencia, bondad y coraje. Nunca te olvidaremos, amigo.
Citar
 
 
+3 #6 ANTONIO JOSÉ VÉLEZ 18-11-2012 20:48
Conocer y compartir inquietudes, anhelos, excursiones y amistad con Antonio Ferrero resulta díficil de expresar.

Su inquebrantable fe en que es posible transformar la realidad, a la que se entrego en cuerpo y alma, nos motiva a seguir luchando.
Citar
 
 
+3 #5 ana maría 13-11-2012 19:09
un gran abrazo. Siempre te querré
Citar
 
 
+3 #4 Alejandro López 12-11-2012 22:24
Un ejemplo de coherencia ideológica, tesón político, respeto hacia los demás y generosidad. Tuve el inmenso placer de compartir una escalada al Mulhacen y una bonita comida-sobremesa en su propia casa, en su pueblo. Sin conocerlo demasiado lo sentía muy cercano. Un abrazo fuerte a la familia y los más allegados.
Citar
 
 
+4 #3 JUAN ANTONIO CASAS 12-11-2012 19:36
En su ultimo abrazo tan violento como desgarrador, me susurro al oido que me quería mucho. No pude hablar ; con un nudo inmenso en todo mi ser bajé las escaleras en espiral de su casa, masticando los sollozos.
Al salir a la calle hacía un frío infinitamente menor que el que yo llevaba en mi corazon. MUCHO FERRERO.
Citar
 
 
+3 #2 JOSE LUIS MARTIN PUGA 12-11-2012 16:01
El compañero y camarada Antonio Ferrero nunca se hubiese imaginado el agujero tan grande que iba a dejar en mi corazón. Tan negro, hondo e inmenso como la pena que siento por su inoportuna muerte, pues era un gladiador y luchador nato que todavía en la trinchera de la vida, nos daba lecciones a diario de dignidad y de coraje. Si él lo hubiese sabido, seguro no me hubiera abandonado tan pronto y tan rápido, pues me consta me quería tanto como a un hijo. Todos sin duda ya lo estamos echando de menos. No puede ni debe ser de otra manera. Solo nos queda seguir la senda de lucha que él tan meridianamente clara nos ha ido marcando a sangre, sudor y fuego. La bandera roja comunista siempre la enarbolaremos orgullosos en su memoria, y solo le pido a esta desatenta vida, parecerme al menos una infinitésima parte a él, que tanto y tan hermoso me enseñó con su ejemplo de generosidad infinita. Te quiero mi viejo camarada. ¡Hasta la victoria siempre!
Citar
 
 
+3 #1 Angel 11-11-2012 19:40
Todo fué muy rápido, sin tienpo para un úlimo hasta luego..Siempre presente
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

twitter

JoniJnm.es

últimos comentarios

  • A palabras nazis, oídos rojos leer +
  • Hijos de puta franco os revento elle culo leer +
  • Gracias, compañero, por decir ALto y Claro, lo que... leer +
  • ¡YO MÍO! ESTA PESADILLA NO TIENE FIN, ¿LLEGARA EL ... leer +
  • magistral nuestro hombre, el que debió ser preside... leer +
  • POR TODAS Y CADA UNA DE LAS INDECENCIAS QUE SE NOM... leer +

libros

La España vacía

Agustín García Simón. Los títulos no hacen los libros, como el hábito no hace al monje, pero ayudan mucho a su contenido, trayectoria y existencia, con las que a veces se confunden. En ocasiones son tan atinados que se convierten en eficaces referencias conceptuales y, en los mejores casos, irrumpen en el caudal de la lengua como neologismos imprescindibles tras su aparición, acuñados por los hablantes con un uso frecuente y exitoso. Creo que es el caso de La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (Madrid, Turner, 2016), de Sergio del Molino, uno de esos ensayos de la actualidad editorial que, socapa de un totum revolutum en su planteamiento y desarrollo, consigue un conjunto bien armado, original e imaginativo, porque en algunas cuestiones capitales no es menor la imaginación que le echa el autor. El libro viene circulando desde hace meses felizmente jaleado, no obstante el tema escabroso que trata, esa España interior no sólo abandonada vergonzantemente por los poderes públicos y privados, sino también despreciada con estúpida suficiencia por la otra España que su vacío hizo posible; la España  llena y periférica, donde lo más granado de su sedicente intelligentsia sigue aborreciendo con prepotencia cuanto venga de ese mar interior de tierra parda y sus montañas.

Leer más...